Dragon’s Lair

BH-blog-TITULO

Apareció de oferta en Steam uno de esos juegos que adoré en mi infancia.

De cierto modo, lo adoraba a la distancia, ya que era de arcades y había unos pequeños pobres ports a consolas hogareñas. (La versión de Super Nintendo era injugable). También supe coleccionar unas pequeñas revistas de una montaña de páginas, españolas, dedicadas a juegos de “ordenador”, donde aparecían grandes catálogos con juegos de PC, Amiga y vaya a saber que otras cosas. Ahí también aparecía este tan preciado tesoro. No hacía otra cosa más que mirar una y otra vez estos catálogos, siempre deteniendo el índice en los Dragon’s Lair.

Image

Logre tener una versión PC que se acercaba muchísimo a la experiencia de la “máquina grande” pero no era lo mismo. Así que tuve que aventurarme con solo 5 dólares para, al menos, darle un lugar en mi colección y el homenaje que se merece. Una pequeña devolución. Como volver a comprar El Principito, solo para tenerlo en casa.

El Dragon’s Lair de Steam es una reedición en HD, en 720p, con un espíritu muy “hagámoslo por 2 pesos” que se nota desde que iniciamos el juego. Supongo que está bien que no ofrezca más que un juego acorde a los monitores actuales ya que sólo vale 10 dólares y lo pagué 5 con la oferta. Es mi eterna necesidad de que todo lo que pagué con el sudor de mi frente, brille.

Me puse a jugar y si, se ve mejor; si, es el mismo juego; y no, no ofrece nada más.

Pero me llegó una inquietud obligada: ¿Cómo le justifico a un chico de 20 años este tipo de juegos?

Es un género de transición que quedó en el olvido porque ya no fue necesario. Me siento como tratando de explicar la existencia del reproductor de magazines de los Rambler Ambassador, el discman o el TrackBall.

 
 
Dragon’s Lair fue fascinante porque llegó en un momento en que todos lo pedíamos: “I wanna play videogames that look like the cartoons!! Woooooooow!! Osom!!!”. Y fue así. Todos estábamos jugando juegos en 8 bits que, si bien eran divertidísimos y ofrecían maravillosas ideas de gameplay, todos extrañábamos la fluidez de los dibujos animados. (¿Todavía existen los dibujos animados a mano?)

Pero esa fluidez iba a llegar para destruir todo lo que habíamos aprendido a aceptar como estándar en los videojuegos, limitándonos a lo que hoy conocemos como Quick Time Event. Dragon’s Lair es una película cortada en muchos pedazos y organizada en un árbol muy lineal que sólo ofrece calles de dos salidas. Entramos a una secuencia, si acertamos, continúa la película, si fallamos, va al video de muerte y vuelve a comenzar. Es tan básico como eso.

El problema es que el mundo de los videojuegos tiene demasiado clara la manera en que se enfrenta a su pasado y no acepta medias tintas. Sabemos catalogar, muy estrictamente, a todo lo viejo como “retro”, pero difícilmente los pongamos en contexto. Un juego “retro” que fue bueno, a pesar de su gameplay y sus gráficos, hoy lo podemos convertir en una bazofia injugable, sin pensar en que no había otra cosa (o manera de hacerlo distinto).

show1

Conocí a Dragon’s Lair en un local de arcades de la calle Lavalle, en Buenos Aires, llamado Fascination (si mal no recuerdo). Era un local inmenso a donde mi viejo nos llevaba de pequeños. Como buenos habitantes del Conurbano Bonaerense, acostumbrados a mirar desde afuera lo que pasa en “Capital”, nos la pasábamos un mes juntando moneditas y nos íbamos de Domingo completo a reventarlas. Cambiábamos por una bolsa de fichas y nos íbamos, a las pocas horas, con solo experiencias y hermosos recuerdos.

Como si ser un juego raro no alcanzara, en este auge de las experiencias FMV (Full Motion Video – básicamente: películas interactivas), los juegos eran almacenados en lo que sería el predecesor del DVD, los Laser Discs. Estos gigantes espejados eran una especie de Compact Disc del tamaño de un disco de vinilo, preparados para almacenar audio y video digital, algo espectacular para la época. Tenían muchas contras como el tamaño y lo propensos a dañarse que eran, así que fueron rápidamente reemplazados por el prolífero disco compacto. En el caso de los juegos, cualquier cosa que requería de un gran tamaño, directamente reemplazó a los Laser Discs con discos rígidos, como las PCs.

El uso del FMV para los juegos no se limitó a la serie de Dragon’s Lair, sino que hubo una pequeña oleada dedicada a demostrar que se podía tener gráficos tan realistas como películas y que los sprites de 64×64 pixeles eran cosa del pasado.

Nunca está demás tener una listita, así que acá pueden encontrar información acerca de muchos juegos en Laser Disc.

(Duele un poco ver que la Internet no les da nada de bola a estos extraños juegos que, aunque feos, han sido íconos de la historia)

ImageDetallo lo que jugué cuando era muy pequeño, aunque no recuerdo muy bien si eran buenos:

  • Los dos Mad Dog, versiones de PC. Al no existir las light guns para jugarlos, se manejaban con mouse. Se trata de matar gente en el lejano oeste. La producción era con filmación de personas reales y mucho olor a clase B. Era divertido y no se trataba de, simplemente, embocar el botón en el tiempo correcto, sino que hacía falta apuntar.
  • Crime Patrol era la misma formula de Mad Dog pero en un mundo más moderno aunque más oscuro y menos atractivo. No recuerdo haberlo terminado alguna vez.
  • Space Pirates repetía la formula pero terminaba de completar los requisitos para categorizarlo de “bazofia”. El factor nostalgia puede llegar a jugarle a favor pero, realmente, era la clase Z de lo peor de las producciones.
  • Space Ace era la magia de Don Bluth (creador de Dragon’s Lair) repitiéndose en una especie de parodia de space opera con muchísimo estilo y unos interesantes giros de historia. Nuestro héroe, Ace, es un flaco que no sirve para nada pero tenía la capacidad de convertirse en un imparable héroe de acción.

En este momento -mientras alimento a ese troll interno llamado “Inseguridad” y releo el texto por enésima vez- me acabo de dar cuenta que me perdí en salones arcades y revistas españolas, esquivando por completo a uno de los pilares más importantes de toda esta historia. La firma detrás de los juegos animados como Dragon’s Lair no es nada menos que la del ya mencionado Don Bluth.

 Si no aparecieron las ganas de apretar en ese link donde aparece la información completa de Don (o estas evitando quitar la vista de este maravilloso relato), vamos a enumerar los puntos que hacen a este maravilloso hombre, un gran valor agregado a esta historia de los juegos animados a mano.

 Don Bluth:

  • Laburó en Disney.
  • Arrancó a los 18 años como asistente de  John Lounsbery para la “La Bella Durmiente”. (1955)
  • Vivió dos años en Argentina en una misión religiosa…
  • Volvió a Estados Unidos, trabajó en algunas ocasiones para Disney pero en 1967 agarró trabajo fijo en Filmation.
  • Volvió a Disney con trabajo de tiempo completo en 1971 donde trabajó en “Robin Hood”, “Winnie Pooh” y “Bernardo y Bianca”.
  • En 1979 tenía la chapa suficiente y creó su propio estudio. De ahí aparecieron los juegos.
  • En 1986 se asocia con Spielberg y salen cosas maravillosas como… wait for it… “Un Cuento Americano”, “Pie Pequeño En Busca del Valle Encantado” y, al poco tiempo de dejar a Steven mete “Todos los Perros Van al Cielo”.
  • Adelantando un poco más, agarró trabajo con Fox, donde metió nada menos que “Anastasia” (1997) y “Titan A.E” (2000).
  • Es conocido como la razón por la cual Disney necesitó de un renacimiento.
  • Todavía, con 75 años de edad, el gran Bluth sigue trabajando.

Como se puede ver, el creador de estos extraños juegos tuvo y tiene pasión, ganas de trabajar y, sobre todo, muchísima virtud.

Dicho sea de paso, Netflix Latinoamérica tiene cuatro grandes películas que demuestran la capacidad de este gran artista. (Sólo lo pueden ver los que tienen cuenta)

Todavía no se como explicar dónde está lo valioso de juegos de este tipo.

Ya nos agarramos de la firma de Don Bluth. Podemos poner en la balanza el hecho de que haya salido en 1983 donde, al menos en Argentina, no sabíamos ni soñar con el video digital o discos que almacenan datos binarios. Se puede considerar que el sistema de gameplay es bastante menos permisivo que un Quick Time Event moderno. Se lo puede defender contándolo como una experiencia exclusivamente para arcades, obligándonos a darle mucho valor a cada vida y teniéndole un poco más de respeto.

show1

Creo que la mejor manera es comparándolo con algo actual. Digamos que Dragon’s Lair y sus parientes pueden llegar a ser como… poder jugar juegos de Nintendo 64 en un celular. En 1983, un videojuego que se veía como un dibujo animado era utópico, algo imposible. Hace un par de años, antes de la masividad de los celulares Android, era impensado que se pudiera jugar cosas de Nintendo 64 en una pantallita que entra en el bolsillo.

Estoy seguro que la analogía no le va a gustar a nadie y creo que no termina de hacerle honor a lo que verdaderamente representaron los juegos FMV pero, realmente, no encuentro otra manera. Lo más importante, que no se si atribuírselo a la nostalgia, a mi edad o al diseño del juego, es que no puedo parar de disfrutarlo. Creí que no me iba a volver a funcionar como cuando tenía 10 años pero no deja de ser uno de los juegos que más me llaman la atención. Simboliza, en mi percepción, ese punto máximo en donde las buenas ideas, la tecnología y el arte, se reúnen para resolver una experiencia.

Terminé de releer este post para definitivamente publicarlo y quedé bastante conforme. Me dispongo a jugarlo nuevamente en Steam y me doy cuenta que sigo teniendo un error que provoca una actualización de Windows 7. Hay que desinstalarla para que el juego no corte la imágen a la mitad. Así que si piensan jugarlo en Steam, acá está la solución al problema. Hay que desinstalar la actualización KB2803821. Blame PC gaming.

firma

DarkGio es videoreviewer en Obsesivo Compulsivo, colaborador de Zona Fantasma TV (y su fanpage) y redactor de la revista Loaded. También juega en Steam.
Twitter: @darkgio6

 

Imágenes de la Internet
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: